Monumentos

El Torrejón y la Iglesia son los monumentos más emblemáticos del pueblo de Chumillas.

La Torre y la Iglesia

Se dice que La Torre es una de las Ocho Villas que antiguamente existían y en la que se estableció el pueblo de Chumillas.

La Torre


Vista sur-este de La Torre Atalaya construida en la parte más alta del pueblo, junto a la iglesia. Actualmente alberga en su interior el depósito de agua que abastece al pueblo de agua potable. La torre es de planta cuadrada, con más de 7m de lado. La fábrica es de mampostería y sillarejo y se encuentra desposeída de sillarejo en la parte baja, lado sur, este y oeste. En su parte más alta tiene unos 8m de altitud y unos 6 a los lados.

En el lado noroeste tenía una entrada a media altura, a la que, muy posteriormente a su construcción, se añadió una puerta de acceso y una escalera metálica.

Esta torre de defensa o vigía gótica del s. XIII formaba con las de Solera y Almodóvar una línea de comunicación en la Edad Media en unión de todos los castillos de la zona como son los de Valeria, Cardenete, Villora, Narboneta y Mira.

Bibliografía: José Luis Rodríguez Zapata; Castillos de Cuenca; Castillos, Torreones y Recintos amurallados; Cuenca 1992

La iglesia


Fachada principal de la iglesia de Chumillas Vista del altar y presbiterio y arco de separación del ábside y la nave principal La iglesia de Chumillas, antiguamente llamada Iglesia de San Juan Bautista, más tarde Iglesia de La Concepción y hoy en día, Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, es una iglesia con signos de cierta nobleza. Está situada en la parte más alta del pueblo, junto a La Torre.

Es una iglesia románica de nave única con ábside y espadaña y está orientada, según su eje longitudinal, en la dirección este-oeste.
Los descuadres y falta de simetría son características generalizadas de este tipo de arquitectura.

Situado al este del templo se encuentra el ábside, donde está instalado el altar y el presbiterio, que está cubierto de bóvedas de yeso de cuarto de esfera. Es aquí donde se enmarca el acto eucarístico. El presbiterio se separa de la nave por un arco triunfal, de medio punto, apoyado directamente sobre el muro. El arco es de intradós y laterales bocelados y las columnas del arco, junto con los pedestales, cilíndricas con collarino entre toro y cimacio plano. La nave es el lugar destinado a los fieles que acuden a la Iglesia. Es de planta rectangular con techo de madera a dos aguas con tirantes apoyados en zapatas de corte de gola (moldura cuyo perfil tiene la forma de una s) y friso liso. La tablazón entre los pares es lisa y en sentido horizontal, con tres hileras de listones que hacen en cada calle cuatro casetones.
Antiguamente, hasta el año 1969 había un púlpito junto a una de las columnas que separa la nave del presbiterio.

Capilla Mayor Al norte, a la entrada de la cabecera, se encuentra la Capilla Mayor, abovedada de arcos terceletes formados por nervadura de piedra que confluyen en simbólicos círculos de piedra tallada.
Entrada a la sacristía Bóveda de la Capilla Mayor Está separada de la cabecera por un arco de ancho intradós, con fondo plano y rehundido.

Además dispone de una ventana aspillerada al norte.

Junto a la capilla y en línea con el testero de la cabecera, se encuentra la sacristía.



Vista del coro alto desde el altar Pila bautismal En la parte occidente de la nave se encuentra el coro alto de la iglesia donde antiguamente estaba instalado el órgano, que fue destruido durante la guerra. El coro, al que se accede a través de una escalera situada en el lado poniente de la nave, está flanqueado por una baranda de gruesos listones de madera.

Debajo del coro, está el baptisterio donde se encuentra una pila bautismal románica que data de la misma época que la iglesia. La pila bautismal es un vaso irregular de piedra, labrada con imperfectos gallones, sobre pedestal circular.

Puerta principal Puerta anexa La puerta principal, situada en el muro meridional, está flanqueada por un par de columnas que sostienen un arco de medio punto de dovelas planas sobre imposta.

Posteriormente, se construyó una puerta anexa a la principal que es, hoy en día, por donde habitualmente entran los fieles a la iglesia, mientras que la puerta principal se abre para sacar los pasos en procesión.



Antiguo cementerio anexo a la iglesia Vista oeste de la espadaña Espadaña La espadaña, situada a los pies de la nave y sobre su muro poniente, es triangular con dos huecos para las campanas.

Tanto la nave como la cabecera de la Iglesia están rematadas con vuelos de roscas de teja vuelta.

Junto a la Iglesia está adosado un antiguo cementerio, incluyéndose el conjunto en un recinto murado. Este cementerio tiene un acceso en el muro norte, enfrentado al principal del edificio.

Aunque no hay documentos que acrediten la antigüedad exacta de la iglesia, se cree que la nave data del siglo XIV o XV, a la que posteriormente, en la primera mitad del siglo XVI, se construyó el presbiterio. En 1555 el cantero Pedro Sáez de Guemez estaba trabajando en la iglesia. El 15 de agosto de 1555 Juan de la Sierra cede a Pedro Sáez de Guemez las obras que tenían contratadas para ejecutar en colaboración y entre ellas figura la iglesia de Chumillas (AHPC, Diego de Medina, 1555 (153) fol. 163).