Fiestas

  • Nuestra Sra. de la Asunción Fiestas patronales en honor a Ntra. Sra. de la Asunción
    Se celebra en el mes de Agosto

    Estas fiestas surgen con motivo de la emigración. Dado que mucha gente en Septiembre no podía acudir a la fiesta del Cristo, en Agosto se celebran las fiestas en honor a Nuestra Señora de la Asunción.
    Estas fiestas duran 3 días y suelen ser el primer fin de semana de Agosto o el segundo. Durante estos tres días se realizan campeonatos de brisca, truque, dominó, parchís, cubilete, etc. Además se realizan juegos para los niños: carrera de bicis, marathon, parchís y rally lógico-matemático entre otros. Y no hay que olvidar los ya tradicionales partidos de fútbol: solteras-casadas (inolvidables), solteros-casados, Chumillas-Solera. La noche la suele animar un grupo de músicos a base de rumbas, pasodobles y otras canciones más moviditas.

  • Día del Cristo
    Se celebra el 11 de Septiembre

    Santísimo Cristo de la Luz
    Es una fiesta típica de toda la vida celebrada en honor al Santísimo Cristo de la Luz, por quien sienten gran devoción todos los hijos del pueblo. Después de misa, es sacado en procesión Cristo clavado en la Cruz.
    Antiguamente, eran 3 días de fiesta en los que había músicos y turroneros. Y se celebraba el 14 de Septiembre pero el cura, que en aquellos tiempos atendía la parroquia, la cambió al día 11.

  • Haciendo las tortas en el horno... Las caridades
    Se celebra el último fin de semana de Abril y el primero de Mayo

    De procesión con San Pedro...
    En realidad, son dos fiestas, la de San Pedro y la de San Juan. La caridad de San Pedro se celebra el último fin de semana de Abril (antiguamente celebrada el día 29 de Abril), mientras que la caridad de San Juan se celebra el primer fin de semana de Mayo (antiguamente celebrada el día 6 de Mayo). Ahora se celebran en fin de semana para que pueda acudir más gente.
    Cada año cumple una persona para San Pedro y otra para San Juan. El sábado de la fiesta, las mujeres van al horno a hacer las tortas, que se hacen con harina y anisitos. Cuando están hechas todas las tortas, con la masa que queda, se hacen lagartos para los niños y otras figuritas (dependiendo de la imaginación de cada uno). Después de hacer las tortas... echamos harina a todo el mundo. Chumillas se viste de blanco.

    Al día siguiente, el domingo, se celebra la misa y se saca el Santo correspondiente en procesión hasta la era (con vistas al camino de La Laguna, el camino de Barchín y el camino de Piqueras). Ya en la era, el/la que cumple reparte una torta a cada uno de los presentes, además de ofrecer papas, cacaos, aceitunas, huevos duros, refrescos, zurra, etc. Normalmente, las mujeres hacen un corro en la era y comienzan a bailar. Es uno de los momentos mas divertidos de la fiesta.

    Bailando en el corro... Antiguamente, eran 3 días de fiesta en los que había músicos y se organizaban grandes bailes. Normalmente iban acordeonistas, entre ellos Juanito Losa, que hace muy pocos años volvió a tocar en el pueblo para el día del Cristo. La tradición era que cada año cumplía un vecino, era rotativo. Aunque si se casaba alguien, tenía que cumplir y también si llegaba algún forastero. El que cumplía tenía que llevar tortas (una fanega de harina) a la era para toda la gente del pueblo. El vecino que cumplía invitaba a todas las mozas del pueblo a hacer tortas. Después las mozas eran invitadas por este vecino a comer a su casa y éstas se ponían sus mejores delantales, bien planchados y con un bonito lazo (para ver quien lo llevaba mejor hecho) y sus pañuelos en la cabeza. La tradición era echar harina mientras se hacían las tortas y también después de hacerlas. Si alguien iba a vender al pueblo... se iba blanco... pues le tiraban harina.

    Después de misa, el Santo se llevaba hacia las eras que estaban sembradas (un año las dejaban de barbecho y al siguiente las sembraban). Unos años se llevaba a las eras que dan al camino de Barchín, el de Piqueras y el de la Laguna. Y al año siguiente se llevaban a las eras que dan al camino de Solera, Olmeda y el Candalar y se ponía mirando hacia las eras sembradas para que saliera bien la cosecha ese año. En la era se repartía una torta para cada uno y zurra. Y para las autoridades se llevaban huevos cocidos, tortas grandes y lagartos.



    DOCUMENTO HISTÓRICO ACERCA DE LAS CARIDADES DE SAN PEDRO Y SAN JUAN
    Costumbres locales que se observan en esta villa de Chumillas (Cuenca)
    en las festividades de San Pedro de Verona, mártir y San Juan, ante Portam Latinam.


    Desde tiempo inmemorial fue siempre grande la devoción que se tuvo en esta localidad a San Pedro de Verona, mártir y a San Juan, ante Portam Latinam.
    Antiguamente, en las festividades de estos santos, iban en romería los vecinos de esta villa llevando en procesión la imagen del santo del día hasta la ermita de San Juan situada en el mojón de Solera de Gabaldón, a donde acudían también en la misma forma y con su respectivo santo los vecinos del citado Solera. Y ya todos reunidos en santa paz y armonía verdaderamente cristiana se repartían mutuamente el pan y vino de la caridad que agrupados en el Prado de San Juan, consumían unos y otros vecinos, juntamente con las meriendas que llevaban preparadas hasta que mediada la tarde regresaban a sus respectivos pueblos en la misma forma que salieron por la mañana.
    Así celebraban los antepasados de esta villa y los de Solera de Gabaldón las festividades de San Pedro de Verona y San Juan, ante Portam Latinam, hasta que derruida la ermita de San Juan, por la acción del tiempo, unos y otros vecinos empezaron a celebrar las citadas festividades sin salir fuera de sus respectivas localidades.
    En esta villa de Chumillas se estableció entonces la costumbre que hoy existe de ir en procesión con la imagen del Santo correspondiente, si el tiempo lo permite, hasta las eras del pueblo que limitan con la añada sembrada, en donde puesto el Santo sobre una mesa, de cara a los sembrados, se hace el reparto de la caridad, regresando después todos a la Iglesia en cuya sacristía las autoridades reunidas nombran los nuevos mayordomos, nombramientos que éstos hacen públicos repartiendo entre las autoridades y el vecindario la torta que reciben al efecto.
    La costumbre que se observa para hacer los nombramientos es la siguiente:
    1º. Se nombran los voluntarios.
    2º. Los forasteros avecindados en esta villa el último año.
    3º. Los casados durante el año.
    4º. Los vecinos por orden de lista.

    Son cuatro los mayordomos de cada uno de los Santos citados y cada uno ha de dar para la caridad una fanega de trigo, una arroba de vino, media docena de huevos cocidos, dos naranjas y un limón.
    Cada uno de los mayordomos ha de hacer una torta grande y un lagarto para las autoridades y con la harina restante se hacen tortas pequeñas que se reparten por igual a los vecinos y forasteros que acuden a la fiesta, juntamente con el vino.
    Esta costumbre quedó interrumpida en la última guerra civil durante la cual fueron destruidas las imágenes de esta Iglesia y desapareció el libro correspondiente donde constaba el orden observado hasta entonces para el nombramiento de mayordomos, por cuyo motivo, al reanudar las costumbres tradicionales de nuestros mayores, se levanta la presente acta para que las generaciones futuras sepan las tradiciones locales y el nuevo orden establecido en el nombramiento de mayordomos.

    Chumillas, 20 de Abril de 1941


    Información proporcionada por el Excmo. Ayuntamiento de Chumillas

  • Jueves lardero
    Se celebra un jueves antes del miércoles de ceniza.

    Antiguamente, se iban todos los niños del colegio al campo con sus panecillos redondos que su madre, especialmente, preparaba para ese día, con su tortilla de patatas y su chorizo. Normalmente, se iba a alguna taina a ver los corderitos.


  • La Candelaria
    El 2 de febrero la Virgen de la Candelaria celebra su fiesta litúrgica, día de la presentación de Jesús al Templo y la purificación de la Virgen, a los 40 días de la celebración de la Navidad.
    La imagen de la Virgen tiene una parcela heredada por donación y que está arrendada. Quien la tiene arrendada para su labranza sostiene el culto a la imagen y el día de la fiesta prepara una torta y organiza su sorteo.
    La torta de la Virgen es un dulce artesano de alajú con almendras adornado con merengue, y contiene el signo de la comunión religiosa.
    En la misa del domingo anterior al día de la fiesta, se bendice la torta antes de su sorteo.
    Hoy en día, las participaciones en el sorteo se pagan a 20 céntimos, aunque antiguamente costaban a real. En cada participación o papeleta se pone el nombre de dos personas; antiguamente se ponían tres. Para el sorteo, se mezclan todas las papeletas de los participantes con unas cuantas dónde dice "Torta de la Virgen". Después comienzan a sacar papeletas y los agraciados son aquellos que son nombrados inmediatamente antes de que se saque una de estas papeletas donde pone "Torta de la Virgen". Antiguamente sólo metían una de estas papeletas, pero hoy en día se meten unas cuantas por agilizar el sorteo.
    Torta de la Virgen Sorteo de la torta de la Virgen 2008
  • Semana Santa
    JUEVES SANTO : Santos Oficios. Se celebra por la tarde.
    Antiguamente había una hermandad, La Hermandad del Cristo a la que pertenecían casi todos los hombres del pueblo. El día que murió Cristo, se quedaban a velar al Santo toda la noche hasta que hacían el entierro el viernes. Se turnaban de dos en dos y cada hora cambiaban los turnos. Las mujeres también hacían visitas al monumento.
    VIERNES SANTO : Por la mañana tiene lugar el vía crucis. Y por la tarde hay misa y la procesión del Entierro (camino del Calvario). Los hombres llevan a Jesús en la Cruz, y las mujeres a la Virgen María. La procesión comienza en la Iglesia del pueblo y rodeando al mismo baja hasta el Calvario, para después volver a la Iglesia.
    DOMINGO DE RESURRECCIÓN : Procesión del Encuentro. Los hombres salen con el Cristo resucitado y las mujeres con la Virgen, tomando caminos opuestos hasta que se produce el encuentro, que normalmente tiene lugar a la altura de la puerta de Jubiniano.
    Durante la procesión la gente canta la canción del día de Pascua de Resurrección
    Cristo crucificado
  • Mayos
    Se celebra la madrugada del 1 de Mayo.

    Antiguamente, los chicos jóvenes se reunían en la Iglesia del pueblo para cantarle los Mayos a la Virgen que constan de 75 estrofas. Después iban a cantarle los Mayos a las mozas del pueblo. Normalmente y ya de madrugada, los jóvenes recorrían el pueblo y paraban en cada casa para echarles el Mayo (pretendiente) a las mozas en estado de soltería. Al día siguiente, iban a misa y la chica invitaba a su Mayo (¡le gustase o no!) a comer y después bailaba toda la tarde con él.

    Hoy en día, se intenta conservar la tradición, los más mayores en lo que respecta a cantarle los Mayos a la Virgen y los más jóvenes cantándoles los Mayos a las mozas.
  • San Antón
    Se celebraba el 17 de Enero.

    San Antón Todos los años, el día de San Antón se rifaba un cerdo. Al que le tocaba se encargaba de ofrecer uno chiquitito. Éste se dejaba suelto por el pueblo durante todo el año, y por todas las casas que pasaba le echaban de comer. Nadie tocaba al cerdo porque era sagrado.
    Al año siguiente, como ya había engordado, se rifaba. Y así sucesivamente, año tras año.
    Este mismo día la gente llevaba a los animales a dar una vuelta por la Iglesia para que el Santo los bendijera.
  • La hoguera de los quintos
    Se celebraba la víspera de San Antón.

    Los quintos eran los mozos del pueblo que habían sido sorteados ese año para ir a la mili. Para despedirse del pueblo, hacían una hoguera muy grande en la plaza y una fiesta.
    Hoy en día, como ni hay mili ni quintos empadronados en el pueblo, se celebra de otra forma. Todos los jóvenes van a por una carrasca al monte remolcados en un tractor y esta se planta en La Torre y se adorna con unas frutas. Lo normal es que la carrasca la talen con un hacha los quintos de ese año, que vienen a ser tanto hombres como mujeres que cumplen ese año 18 años. Si no hay quintos, entonces se hace entre todos.
  • Día del Corpus o Día del Señor
    Se celebra un jueves después de unos días de Semana Santa.

    Como dice un viejo cantar:
    Hay tres jueves en el año que relucen más que el sol:
    Jueves Santo,
    Corpus Christi,
    y el día de la Ascensión.

    El día del Corpus era un día muy solemne en el que el cura sacaba la custodia bajo el palio y hacían procesión. Por un lado iban las niñas en fila y al otro los niños con sus respectivos maestros.
    Era costumbre poner unas mesas vestidas de blanco con flores en las puertas de algunas casas. Allí era donde descansaba la custodia mientras rezaban o cantaban alguna canción.
    Una vez terminaba la procesión, los mayordomos se reunían (cada año en casa de un mayordomo) y tomaban una colación (garbanzos torrados, etc) y un vino de honor. Así lo festejaban.
    Por las tardes había quien ofrecía un cordero (o cualquier otro ofrecimiento) que se sorteaba. El dinero que se recaudaba se donaba a la Iglesia.
  • San Isidro Labrador
    Se celebra el 15 de Mayo.

    San Isidro Labrador, patrón de los agricultores.
    Este día sacaban al Santo en Romería para bendecir los campos donde todo el mundo merendaba y comían fruta en sartén que se llevaban al campo.
    El día de San Isidro hacían un concurso en el que participaban todos los agricultores que querían. El concurso consistía en labrar con mula. El que hacía los surcos más rectos es el que ganaba.
  • La patente o al pilón

    Se celebra en cualquier fecha del año, preferiblemente en verano.
    Es tradición y costumbre que cuando un forastero se va a casar con una moza del pueblo, éste debe pagar la patente o lo que es lo mismo convidar al resto del pueblo.
    Si el novio se niega a hacerlo entonces debe ir al pilón.
    Nota: Puesto que la densidad de población en Chumillas ha descendido mucho en los últimos años, ahora es también aplicable a los hijos adoptivos del pueblo, a los que veraneamos allí, a los amigos que vienen de visita, y a cualquiera que no haya probado lo fresquita que está el agua del pilón.
  • Día de la Ascensión

    Se trata de una celebración cristina que se celebra 40 días después del domingo de resurrección y conmemora la ascensión de Jesucristo al cielo en presencia de sus discípulos tras anunciarles que les enviaría al Espíritu Santo.